Fuerte 137: Un oasis en Las Vegas

Ubicado en el borde del valle de Las Vegas, Fort 137, diseñado por el arquitecto Daniel Joseph Chenin, se presenta como un refugio armonioso y lujoso profundamente influenciado por el árido paisaje del valle que lo rodea. Encargada por una familia que abraza un estilo de vida activo inmerso en su entorno, la residencia ofrece una transición fluida entre sus espacios interiores y el exterior, cuidadosamente dispuestos para deleitarse con las impresionantes vistas panorámicas del Cañón Red Rock.

El arquitecto, quien reside en Nevada y posee un profundo conocimiento de la arquitectura adaptada al clima cálido y árido del suroeste, realizó un estudio detenido de algunas de las construcciones de los pioneros del siglo XIX para nutrirse de ideas e inspiración en su proceso de diseño. Chenin explica que se sintió particularmente atraído por la noción de estructuras apiladas de forma similar a los fuertes construidos por los colonos de la época.

Esta influencia histórica se hace evidente de inmediato en el aspecto rústico y sólido del exterior de la casa, donde la piedra áspera se integra de manera armoniosa con los colores y texturas de las montañas Red Rock. Además, la entrada circular ofrece una interpretación moderna de las antiguas estructuras de los fuertes que solían adornar el paisaje del valle de Las Vegas en los primeros asentamientos.

Con una altura de 7 metros y una forma cónica que contrasta con las líneas rectas de la arquitectura que la rodea, la rotonda desempeña el papel de puente entre el abrasador calor del desierto y la frescura de un inmenso refugio. Al ingresar a esta estructura circular, el sonido del agua que fluye en la fuente de piedra del nivel inferior transporta la mente desde el ardiente calor del desierto a la ilusión refrescante de un oasis. Una escalera en espiral conduce a un salón en la azotea, donde se encuentra una chimenea y unas amplias vistas panorámicas del desierto.

La rotonda se abre al clima desértico de un patio interior que se funde con suavidad en las líneas difusas que conectan la casa con el entorno natural circundante. El proceso de transición desde el desierto exterior hacia el interior de la vivienda comienza en un patio completamente cerrado y sombreado, un espacio perfecto para comidas y encuentros familiares, destacando una imponente roca de 75 toneladas que fue excavada en el lugar y sirve como telón de fondo.

El diseño interior comprende una suite principal, una suite secundaria, tres dormitorios adicionales y una amplia área común de estar y comedor. Estos elementos del diseño se encuentran organizados alrededor de dos muros de piedra que corren de norte a sur, ofreciendo protección contra los elementos exteriores y al mismo tiempo delineando la distribución del espacio. Entre estos muros se ubican los espacios destinados a la convivencia, como una amplia sala de estar y comedor, una cocina, un despacho y una sala de cine. Por otro lado, los espacios más privados, como los dormitorios y una pequeña casita, se encuentran en el lado exterior de dichos muros.

Los espacios habitables han sido concebidos con el propósito de optimizar la comodidad, la eficiencia y el ambiente. En el interior de la estructura de acero y los muros de piedra, se han incorporado paredes correderas de paneles de cristal de 38 pies de largo por 13 pies de alto que brindan vistas panorámicas desde las fachadas norte y sur. Estas paredes de cristal también cumplen múltiples funciones al ser estratégicamente ubicadas para permitir la ventilación cruzada y atraer una abundante luz solar al interior. El diseño interior ha sido meticulosamente elaborado para garantizar protección contra la intensidad del sol y el viento del desierto.

La paleta de materiales utilizada en el interior contemporáneo, aunque discreta, irradia lujo. Incluye suelos de travertino, techos con estuco y paneles verticales revestidos de chapa de madera reconstituida. Además, se ha prestado especial atención a la elección de mobiliario y obras de arte por parte de Daniel Joseph Chenin. Se pueden apreciar numerosos detalles en piedra, madera y latón, como los tiradores personalizados de las puertas y armarios.

Diseñada con el objetivo de minimizar su impacto ambiental, la casa incorpora diversos elementos destinados a contrarrestar su huella de carbono y disminuir la dependencia de la red eléctrica. Entre estos elementos se encuentran una infraestructura de paneles fotovoltaicos y techos con balasto que se integran de manera armoniosa con otros aspectos del diseño, junto con sistemas de refrigeración pasiva, masa térmica y calefacción radiante. Además, se han tomado en cuenta consideraciones sostenibles, como la utilización de chapa de madera reconstituida, obtenida a partir de subproductos y residuos de un aserradero, así como la preferencia por materiales locales y la reutilización de rocas y tierra extraídas de la construcción de manera responsable.

Se seleccionaron materiales como el acero desgastado, el acero laminado en caliente y el travertino debido a su capacidad para patinarse con las arenas del desierto, añadiendo una mayor riqueza de colores y texturas a un ambiente construido que se diseñó con la idea de integrarse profundamente en su entorno.

El proyecto concluido ha sido reconocido con numerosos premios y distinciones en la industria debido a su enfoque reflexivo e innovador, incluyendo varios Architizer A+Awards en el año 2022.

Fuente: archello.com

COMPARTIR:

Compartir: