Biblioteca Gabriel García Márquez en Barcelona

Reconocida como la mejor biblioteca pública global en 2023 por el Congreso Mundial de Bibliotecas e Información / IFLA, la Biblioteca Gabriel García Márquez de Barcelona se concibe por SUMA Arquitectura como un edificio que impulsa y concentra la interacción social, sirviendo como un modelo ejemplar de espacio público. La variedad de espacios favorece la creación de situaciones que promueven la inmersión en la información, el intercambio y la generación de conocimiento. Esta biblioteca pública se configura como un hogar, un entorno acogedor donde cada individuo puede descubrir su propio rincón.

La ubicación en el contexto urbano ha influido en la geometría de la construcción, adaptándose a las condiciones del entorno mediante la replicación del chaflán, un elemento característico en el urbanismo de Barcelona. El edificio se presenta como una escultura sólida, establecida sobre una plaza elevada que facilita la circulación peatonal en el eje cultural del barrio. La biblioteca se eleva en voladizo sobre esta área abierta, formando una plaza porticada limitada por majestuosos árboles. A lo largo de la estructura blanca, se abren cuatro miradores que enmarcan las vistas y guían la mirada hacia los destacados puntos de interés del entorno.

La arquitectura del edificio se caracteriza por la presencia de tres núcleos verticales construidos con madera contralaminada, alrededor de los cuales se distribuyen de manera eficiente las distintas secciones de la biblioteca. Dos de estos núcleos adoptan una forma triangular e incorporan escaleras y ascensores, estratégicamente ubicados junto al patio interior. El tercer núcleo, de forma cuadrada, contiene los baños y áreas de almacenamiento.

A lo largo de estos núcleos verticales, se despliegan de manera alterna dos tipos de espacios claramente diferenciados y visualmente definidos por su función. En primer lugar, los espacios cerrados presentan una robusta estructura combinada de madera y acero, orientada según las condiciones de iluminación y las vistas. Estos ambientes están reservados para actividades acústicamente exigentes, como la sala polivalente, la radio, zonas de trabajo en grupo, áreas infantiles, espacios de trabajo interno y laboratorios. En segundo lugar, se encuentran los espacios abiertos, donde gran parte de la estructura desaparece, generando una sensación de amplitud y ligereza que proporciona áreas más despejadas para el desarrollo de actividades principales, como las zonas de consulta, lectura y estudio.

La creación de amplios vanos sin necesidad de soportes intermedios se logra mediante la implementación de un novedoso sistema de celosía espacial híbrida. En este sistema, se entrelazan paneles de madera contralaminada (CLT) utilizados como losas para formar el cordón superior e inferior de la estructura tridimensional, y pilares de madera laminada encolada (GLT) actúan como postes verticales. Ambos elementos están conectados por tirantes diagonales de acero que completan el sistema de cercha Pratt. Este complejo pero eficiente sistema híbrido de madera y acero permite que el nivel inferior se convierta en un espacio abierto de considerable amplitud, flexible y social, ideal para albergar programas multidisciplinarios funcionales.

Se han implementado diversas estrategias de diseño ambiental en la biblioteca. El diseño se centra en un espacioso patio de forma triangular que conecta todas las áreas del programa con la escalera principal. Este generoso espacio vacío introduce luz natural al centro de la biblioteca, mejorando las condiciones de iluminación y actuando como una chimenea solar. Esta técnica de diseño de edificios pasivos resulta particularmente eficaz en entornos cálidos y húmedos. Absorbe la radiación solar, calentando el aire en el interior que, al elevarse, se ventila por la parte superior, promoviendo la circulación del aire como un método natural de ventilación.

«Todos los paneles de CLT necesarios para las losas de forjado, los núcleos verticales de comunicación y servicios, las vigas y las chimeneas de cubierta que encierran los lucernarios de las zonas principales fueron prefabricados en madera de abeto rojo, incluyendo en fábrica todos los rebajes, recortes, fresados y mecanizados necesarios para incorporar la iluminación, los pasos de instalaciones, la tecnificación en acero mediante placas de anclaje, palastros, husillos, casquillos y perfiles, la colocación de galces ocultos y junquillos para las particiones de vidrio y la fijación de equipos de extinción de incendios, como las cortinas de humo que cierran el patio principal en caso de emergencia» – SUMA Arquitectura.

«A la hora de definir los elementos que componen el modelo estructural de madera fue necesario diferenciarlos según su comportamiento estructural y exigencias arquitectónicas, en madera contralaminada CLT o laminada GLT. Desarrollamos un modelo de fabricación en el que era necesario controlar panel por panel la composición de capas y sus caras vistas. En él se numeraba cada elemento individualmente y se indicaba el tipo de madera aserrada con el que debía realizarse, el espesor total del panel en mm, el número de capas que lo componían, el espesor de cada capa y la dirección de las tablas en la cara superficial vista». – SUMA Arquitectura.

Fuente: tectonica.archi

COMPARTIR:

Compartir: