Arquitectura Brutalista en México

Las viviendas de estilo brutalista son más habituales de lo que imaginamos, quizás debido a la necesidad de redefinir el propósito de los espacios para asegurar que satisfagan ciertos criterios que posibiliten una mejor vida y desarrollo. El brutalismo encapsula precisamente esta noción: la ética de emplear materiales robustos que causen el menor impacto ambiental posible, junto con una decoración mínima o casi inexistente. El enfoque radica en ocupar un espacio con el propósito de aprovecharlo en su totalidad.

En México, es cada vez más evidente la prominencia de la arquitectura brutalista como elemento fundamental de las corrientes y requerimientos actuales. Esto se debe no solo a su versatilidad, tanto desde una perspectiva creativa como en el contexto de la habitabilidad en espacios de esta índole. Por este motivo, te presentamos 7 residencias brutalistas más hermosas de México. Estas opciones buscan brindarte inspiración o, alternativamente, una comprensión más profunda de esta vanguardia arquitectónica.

Casa Alférez

La Casa Alférez, con su arquitectura brutalista, emerge en medio de la exuberante vegetación de la selva mexicana, presentándose como un monolito que parece haber caído del cielo. Este sorprendente retiro de fin de semana fue diseñado para un padre y su hija, y se encuentra a menos de una hora de la Ciudad de México.

El arquitecto Ludwig Godefroy, de origen francés pero residente en México desde hace quince años, concibió la casa como una bóveda sólida que aporta tanto un sentido romántico como una sensación de seguridad a su aislamiento. La vivienda se encuentra en una pendiente en Cañada de Alférez, en una zona poblada de pinos. Su diseño se asemeja a una estructura brutalista que se apoya en un talud, con añadidos de soportes en la parte delantera que le otorgan un aspecto extravagante.

 

Casa Tiny

Situada en Puerto Escondido, Oaxaca, uno de los destinos más paradisíacos de México, Casa Tiny representa una pequeña morada diseñada para un retiro en armonía con la naturaleza del Pacífico, al mismo tiempo que brinda la oportunidad de disfrutar de los pequeños lujos que ofrece su entorno.

Disponible en la plataforma de hospedaje Airbnb por un poco más de 3 mil pesos por noche, esta diminuta cabaña resulta perfecta para aquellos que buscan escapar del ajetreo citadino y explorar las auténticas riquezas naturales de México. Casa Tiny toma su inspiración de la obra de no ficción de Henry David Thoreau, «Walden», en la que el autor narra sus dos años de vida en una cabaña que él mismo construyó cerca del lago Walden en Massachusetts.

 

Casa UC

Ubicada a las afueras de Morelia, en el estado de Michoacán, se encuentra una residencia brutalista que ocupa un área de 550 metros cuadrados. Aunque desde la calle no destaca mucho, tras el muro texturizado de ladrillo se revela una audaz joya arquitectónica diseñada por la arquitecta Daniela Bucio Sistos.


Un acceso en forma de rampa conduce al vestíbulo principal, que sirve como el corazón central de la casa. En este espacio, un árbol de tabachín se erige en el centro, mientras que una impresionante cubierta circular elevada añade un llamativo y distintivo carácter al proyecto. A los lados, se encuentran dos grandes vanos circulares, uno de los cuales forma parte de la biblioteca interna, mientras que el otro crea un remate en el patio que da acceso a los dormitorios secundarios.

 

El Aguacate

La presencia destacada de los árboles de aguacate en este terreno, situado en El Barrial, Nuevo León, capturó la atención del arquitecto David Martínez. Estos árboles forman una retícula a lo largo del predio y, además de este frondoso aspecto, el director del despacho Práctica Arquitectura también percibió cómo las montañas hacia el oriente y el poniente abrazaban y enmarcaban el lugar con sus imponentes vistas. Sin duda, el entorno tenía un carácter especial.

La Casa de Campo El Aguacate no solo necesitaba complementar y armonizar con la naturaleza circundante, sino que también debía integrarse en un terreno donde ya existían otras viviendas pertenecientes a miembros de la misma familia. Para David Martínez, era esencial lograr la impresión de que esta nueva construcción se fusionaba perfectamente con su entorno, como si fuera la única edificación que se conectaba con el paisaje.

 

La Casa del Sapo

La Casa del Sapo en Zapotengo, Oaxaca, representa un proyecto creado por Espacio 18 Arquitectura, y su origen se remonta a una historia cautivadora. Luego del fallecimiento de su fiel compañero canino, Pau y Mario tomaron la decisión de enterrarlo en el jardín y plantar un árbol en su honor. Sin embargo, de manera sorprendente, un sapo comenzó a visitar el jardín todas las noches.

Con el tiempo, Pau y Mario llegaron a Zapotengo y, al interactuar con una de las mujeres de esta pequeña comunidad, se encontraron con una solicitud inesperada: diseñar un logo para la entrada, protagonizado por un sapo.
La señal fue más que clara: el sapo fue un elemento fundamental para sobrellevar los momentos difíciles y significaba unión para esta comunidad.

 

Casa To

Punta Zicatela se encuentra en el extremo sur de Puerto Escondido, este paraíso lleno de encanto y esplendor es célebre por su belleza natural. Sin embargo, más allá del cautivador atractivo del paisaje, gran parte de la magia que se vive en ‘La Punta’, como es conocida en el habla cotidiana, se experimenta en su interior más que en su apariencia externa. La Casa TO ha sido concebida como un refugio sereno que encuentra un equilibrio entre espacios abiertos y una arquitectura prácticamente esculpida, rica en geometría, que se conecta con su entorno y alienta a sumergirse en una introspección profunda.

 

Fuente: admagazine.com

COMPARTIR:

Compartir: