Casa Monte Tauro: con enfoque y equilibrio

Un hogar inspirado en la armonía de la naturaleza ubicado en el poniente de la Ciudad de México y que, sin duda, es un refugio de relajación, lleno de volúmenes simples y robustos, y con carácter honesto, concebida por Pablo Pérez Palacios (y su equipo creativo del Taller PPAA) para una familia, los cuales viven fuera de la capital y regresan a pasar ciertas temporadas.

El inicio de una hermosa idea.

“Tengo una relación personal con los clientes, y en algunas ocasiones les había ayudado con temas enfocados en diseño interior; pero un día decidieron mudarse y, en vez de comprar una casa terminada prefirieron hacer del proceso de diseño y construcción parte esencial de su nuevo hogar, para así personalizar el espacio y volverlo suyo”, narró Pérez Palacios. 

La interpretación de una obra maestra, envuelta por materiales naturales y rodeada de vegetación, en manos de los expertos. El proyecto de casa Monte Tauro, que despliega la arquitectura depurada que caracteriza la obra y visión de PPAA. “Nuestra arquitectura siempre ha estado basada en un proceso creativo donde buscamos depurar y llegar a lo mínimo necesario; es una arquitectura que habla de ideas y que es honesta. Nada se forra, nada se oculta”, explicó Pablo.

Para esta casa en particular, el equipo buscó generar un diálogo entre lo masivo y cerrado del concreto, que alberga las áreas privadas, y lo ligero, abierto y luminoso de la estructura de madera, donde se encuentra la zona social. 

“Cada espacio tiene su momento y su relación con el terreno, las partes privadas con aperturas puntuales y enfocadas, mientras que las áreas sociales presumen una relación mucho más directa con la naturaleza, eliminando el borde entre interior y exterior”, continuó el arquitecto. La vivienda se organizó con base en tres ejes de circulación en la planta baja, dividiendo el eje público, el de servicio y un bloque de tres dormitorios.

Esta disposición creó un esquema en forma de «L» que contiene el área social, incluida la sala de estar y el comedor, la cocina, la terraza, el jardín y la piscina. Aquí, el espacio cerrado que está totalmente separado del resto de la casa toma forma a partir de la estructura de madera de pino laminada, el cual contrasta con el hormigón fundido del resto de la residencia, cuyo lenguaje es más sólido. Sin duda, el proyecto pone de manifiesto una visión creativa y atemporal que responde a un contexto particular. 

“En casa Monte Tauro se materializa la arquitectura como un medio y un mensaje abierto, donde se ponen a prueba ideas siempre centradas en el individuo y su relación con el espacio; una arquitectura donde el vacío es tan importante como lo construido”, finalizó Pablo Pérez Palacios.

Referencias:

https://www.admagazine.com/articulos/casa-monte-tauro-en-la-cdmx

COMPARTIR:

Compartir: