Sanya Wellness: Un Oasis de Diseño en Hainan

El estudio chino Neri&Hu ha creado el proyecto del hotel Sanya Wellness Retreat en la isla china de Hainan, organizando áreas comunes alrededor de un patio central con agua.

Situado en la Bahía de Haitang, Neri&Hu ha concebido dos edificios en forma de L con niveles superiores revestidos en madera, albergando un total de 343 habitaciones, que se sitúan sobre una base construida en mampostería. Esta base alberga el vestíbulo, la recepción, el restaurante y los espacios destinados a eventos.

El diseño del retiro se vio influenciado por la cultura y los elementos naturales distintivos de Hainan. Esto se refleja en las paredes inferiores de mampostería del hotel, las cuales fueron construidas utilizando ladrillos de arcilla hechos a mano por artesanos locales.

En el interior, se emplea tanto el bambú como el ratán tejido en todos los espacios, junto con telas y alfombras que toman inspiración del grupo indígena Li.

«En cada oportunidad que se presenta, el diseño intenta encarnar el genio de Hainan, para combinar elementos de la memoria colectiva, la cultura y las características naturales de la isla», dijo Neri&Hu.

El vestíbulo del hotel ha sido concebido como un apacible entorno de jardín, aprovechando la agradable brisa del patio y las vistas al Mar de China Meridional para ofrecer un ambiente relajante.

«El vestíbulo se convierte en un paisaje de jardín con una linterna flotante flotando encima que permite que se filtre una luz suave, y con la suave brisa que fluye, los huéspedes son inmediatamente transportados a un estado mental relajado para apreciar el ritmo lento de la vida en la isla. » dijo Neri&Hu.

«Al mismo tiempo, los techos aquí se bajan y suprimen para enmarcar simultáneamente las vistas hacia los mares azules que se encuentran más allá».

Cada habitación se concibió como una cabaña de madera autónoma, unida por pasillos diseñados con la intención de estimular la interacción entre los huéspedes del hotel.

«El corredor entre las unidades de dormitorio se convierte en un paisaje urbano, un callejón donde la gente puede recorrer y disfrutar de encuentros casuales, como tal es el placer de ser un viajero», dijo Neri&Hu.

Los balcones de las habitaciones que tienen vista al mar cercano presentan muros de madera oscura inclinados, lo cual genera un contraste con la superficie de los pisos en color blanco, creando así una fachada con un patrón visual atractivo.

«El ritmo alternativo entre lo sólido y el vacío, las paredes en ángulo y la expresión del material texturizado contribuyen a una fachada dinámica que juega constantemente con luces y sombras», dijo Neri&Hu.

Fuente: dezeen.com

COMPARTIR:

Compartir: