THE SPIRAL Y SU INNOVADOR CONCEPTO EN NUEVA YORK

Reconocido como el Mejor Edificio Alto en su categoría por el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano durante su conferencia anual organizada en semanas pasadas, The Spiral amplía la apariencia del paisaje del cercano Parque High Line hacia arriba y alrededor de su estructura exterior. Esto posibilita el acceso a terrazas verdes al aire libre desde cada uno de los 66 pisos del edificio.

Desarrollado por Tishman Speyer y erigido por Turner, The Spiral ha inaugurado oficialmente sus instalaciones para albergar a destacadas empresas, entre las cuales se encuentran Pfizer, Debevoise & Plimpton, Turner Construction y HSBC, entre otras. Situado en la calle West 34, entre Hudson Boulevard y la 10 Avenida, The Spiral se ubica en proximidad al icónico High Line y al Parque Bella Abzug en el lado oeste de Manhattan. Este rascacielos comercial, diseñado por BIG en colaboración con Adamson Associates y el ingeniero estructural WSP Cantor Seinuk, consta de 66 pisos y abarca una superficie de 2.8 millones de pies cuadrados, alcanzando una altura de 1,031.5 pies. The Spiral aspira a obtener la certificación LEED Silver y representa el primer supertall concluido de BIG, así como el primer rascacielos comercial finalizado en Nueva York.

Desde la perspectiva de la calle, la torre atrae la atención hacia la franja de vegetación que se extiende más allá de la calle West 34 y hacia el horizonte de Manhattan. Recordando a un invernadero, la fachada de la torre, compuesta por paneles de vidrio, permite a los transeúntes vislumbrar el luminoso y espacioso vestíbulo del edificio. Este vestíbulo, adornado con obras de arte del estudio holandés DRIFT y exuberante follaje, es accesible a través de entradas tanto en Hudson Boulevard como en la 10 Avenida. Como un homenaje al entorno del edificio, el vestíbulo de The Spiral incorpora siete metales distintos para honrar la historia industrial del área, y cuenta con paneles de piso medidos según las dimensiones precisas de las losas de hormigón pretensado que atraviesan el High Line.

The Spiral disminuye gradualmente su volumen a medida que se eleva, ajustándose al límite de zonificación del terreno. Su diseño escalonado evoca la estética de los icónicos rascacielos de Manhattan, como el Empire State Building y el Rockefeller Center, a la vez que sus proporciones esbeltas y la aplicación de materiales y detalles modernos reflejan las características distintivas de la arquitectura contemporánea de rascacielos.

Jardines en terrazas escalonadas y áreas verdes suspendidas ascienden por la torre en un patrón espiral, formando una banda verde continua y exclusiva que abraza la fachada del edificio y ofrece a cada piso de oficinas un acceso sencillo a espacios de terraza.

Nunca antes se había implementado un paisaje de las dimensiones de The Spiral, que abarca alrededor de 13,000 pies cuadrados de espacio al aire libre, a una altitud de 300 pies o más en la ciudad de Nueva York. La gran parte de las especies vegetales en la cubierta del suelo son originarias de la pradera americana, lo que las hace capaces de resistir vientos fuertes y condiciones de sequía.

A medida que la estructura se eleva, se incorpora una segunda capa de arbustos y arbustos de mayor altura que florecen en la temporada invernal. Finalmente, el diseño del paisaje culmina con árboles de uno o varios tallos que florecen a principios de febrero, acompañados de enredaderas verticales de hiedra inglesa y de Boston, las cuales mantienen sus hojas durante el invierno. La selección de plantas varía en cada lado del edificio, considerando la orientación al sol y la capacidad de resistir vientos de alta velocidad.

The Spiral promueve un entorno laboral contemporáneo donde la naturaleza se incorpora de manera integral al espacio de oficina, y las características espaciales son continuamente ajustables para satisfacer las cambiantes necesidades de sus ocupantes. Con el objetivo de fomentar una conexión con el entorno exterior y respaldar el verdor interior de The Spiral, se ha implementado una generosa altura de techo y un revestimiento exterior de vidrio especialmente seleccionado que permite una mayor penetración de la luz natural.

El sistema de gestión del agua del edificio recopila el exceso de agua de lluvia para su tratamiento y redistribución en el diseño escalonado del paisaje, logrando un ahorro significativo de millones de galones de agua al año. Esto no solo impulsa la práctica de riego sostenible, sino que también consolida aún más a The Spiral como una adición ecológica al perfil urbano de Manhattan.

Fuente: archdaily.mx

COMPARTIR:

Compartir: